Quizás me oyes, pero no me escuchas… 


Empezaré con esto:

“El oir es un acto involuntario, mientras que el escuchar es un acto intencionado.”

Entonces lo repito… ME OYES, pero NO ME ESCUCHAS.

Es tan fácil para ti hacer “como que me pones atención” pero en realidad ambos sabemos que no es así. Todos tenemos problemas a los que a veces no les vemos solución y son ellos los que llegan a ocupar nuestra mente por completo.

Pero… Qué no se supone que estoy aquí para ayudarte? Para entenderte? Para ESCUCHARTE? Créeme podría hacer lo que me pidieras con tal de que estuvieras bien, pero tú OYESNO ESCUCHAS. 

Te he pedido mil veces (tal vez exagero, tal vez no.) que me digas que es lo que te molesta. No prometo cambiarlo en un abrir y cerrar de ojos, pero sí puedo asegurarte ser mejor día con día para los dos… Pero tú OYES, NO ESCUCHAS. 

Quisiera darte lo mejor de mi, pero he sido demasiado paciente y me estoy agotando, NOS ESTAMOS AGOTANDO. No hay bueno ni malo en esta historia simplemente dos personas con formas distintas de ver las cosas.

Si pudieras dejar de OÍR y comenzar  a ESCUCHAR… Las cosas serían diferentes, te darías cuenta de todo el amor que siento por ti. Amor que a diario trato de demostrarte con acciones y palabras… No sólo LEAS ESTO… ENTIENDELO.

Entiende que para que lo nuestro pueda funcionar debemos ser dos, dicen que una de las cosas más difíciles de hacer es disculparse… Yo creo que lo difícil es aceptar que te equivocaste y dejar a un lado el orgullo. Disculpame, pero tú OYES, NO ESCUCHAS.

Escrito por Yan Barrera

Yan Barrera

Amante de la buena música, el cine y la radio. Enamorada del amor, experta en el desamor… Aprendiz de la vida y soñadora empedernida.

Actualmente es locutora en Radio Disney.

Todo lo publicado a través de esta página es únicamente con el fin de entretener, el contenido es netamente personal.

Comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

¿Qué opinas?